jueves, 4 de enero de 2007

LA FELICIDAD SIMPLEMENTE VISTA

Un Empresario estaba en el muelle de un pueblo costero cuando llegó un bote pequeño con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño.

El empresario elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había tomado pescarlos. El pescador respondió que solo un poco de tiempo.

El Empresario luego le preguntó por que no permanecía más tiempo y sacaba más pescado.

El pescador le dijo que tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia. El Empresario luego preguntó,¿pero qué hace usted con el resto de su tiempo.

El pescador dijo, " duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siestas con mi esposa María, me voy todas las noches al pueblo donde tomo ron y toco guitarra con mis amigos ". Tengo una vida completa y ocupada.

El Empresario replicó: Yo soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrias comprar varios botes, eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador de pescado, eventualmente abrir tu propio procesador de pescado.

Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este "pobre" pueblo e irte a la ciudad, luego a la capital y eventualmente al exterior, donde manejarías tu empresa en gran expansión.

El pescador preguntó, pero cuánto tiempo tarda todo eso?
A lo cual respondió el empresario "entre 15 y 20 años"

¿ Y luego qué ?

El empresario se ríe y dijo " que esa era la mejor parte".
Cuando llegue la hora deberías anunciar un I. P.O. ( Oferta Inicial de Acciones ) y vender las acciones en oferta al público.

Te volverás rico, tendrás millones".

" Millones....¿y luego que?


Dijo el Empresario: " Luego te puedes retirar. Te mudas a un pueblo en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pasear un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomas ron y tocas guitarra con tus amigos"

El pescador respondió, ¿acaso eso no es lo que tengo ya?

MORALEJA: Cuántas vidas desperdiciadas buscando lograr la felicidad que ya tienen pero que muchas veces no ven.



4 comentarios:

Logadmin dijo...

Bonita historia.

Un saludo.

Manu, the java real machine dijo...

Buenísima historia... y cargada de razón por completo.

Hace mucho que nos hemos olvidado de disfrutar de lo que tenemos, por un falso sueño de felicidad por el que nos matamos a trabajar para enriquecer a otros...

Por cierto, me ha encantado tu respuesta a Varsavsky en su post sobre la filantropia...

Anónimo dijo...

Bonita historia pero bastante poco convergente con los tiempos que corren. Hoy en día, te educan para "triunfar" y quienes se relacionan contigo, sobre todo los más cercanos, y en especial tu pareja, te obligan a venderte. No hay nada más pragmático que una mujer y el amor no es más que un pobre infeliz que perece pisoteado por los rigores de la vida. No se si eres poseedor de un sensible pero te diré que la vida siempre es más fuerte que el amor.
No tienes más que abrir una revista del corazón y encontrarte al financiero panzón, entrado en años y alopecia, disfrutando de la compañía (que tantos placeres parece augurar) de alguna muchacha de cuerpo exuberante cuyo futuro puede asegurar.
En definitiva, el caso que relatas, hermoso, sólo se puede materializar bajo determinadas variables (escasas).
Un saludo

Carlos Paredes Leví
tujes.blogspot.com

jovialiste dijo...

La alegria de vivir esta al alcance de todos ricos y pobres.